Jerusalén, destino clave del judaísmo

El judaísmo es la religión monoteísta más antigua. Muchos detalles en su desarrollo y en sus bases guardan relación con el cristianismo y el islam. Sin embargo, sus ritos y tradiciones se alejan de estas, teniendo sus propias costumbres. ¿Te gustaría dar un paseo por la antigüedad y sus peregrinaciones más importantes?

 

Jerusalén Muro de las Lamentaciones judaísmo

 

Shelóshet Haregalim: las tres peregrinaciones

Este es el nombre que se da a las tres peregrinaciones principales que llevaba a cabo tradicionalmente el pueblo judío durante sus tres festividades más relevantes. Se trataba en los tres casos de un viaje a Jerusalén para entregar ofrendas en el Templo de Salomón (o de Jerusalén). El edificio fue destruido en el siglo I d.C., quedando hoy solo en pie el famoso Muro de las Lamentaciones.

¿Cuándo se realizaban las peregrinaciones a Jerusalén?

A pesar de que hoy no queda mucho del antiguo Templo de Jerusalén, millones de creyentes se acercan cada año a las partes que quedan en pie. Estas son las festividades durante las que se realizaban peregrinaciones al templo antes de su caída.

 

Jerusalén Muro de las Lamentaciones judaísmo

 

El pésaj es la festividad en la que se conmemora la liberación del pueblo judío de la esclavitud en Egipto. La fecha de su celebración varía cada año ya que comienza el 14 del mes de Nisan, coincidiendo generalmente con abril. Su duración es de 8 días y en la actualidad se llevan a cabo algunos rituales según el día. Es una festividad que simboliza la aspiración de libertad del hombre por medio del Éxodo.

El shavuot tiene lugar exactamente 7 semanas después del segundo día de pésaj. Celebra la entrega de la Torá a Moisés en el monte Sinaí. Un momento muy relevante en la historia judía que festejaban con ofrendas en el Templo de Jerusalén de los primeros frutos recolectados ese año.

Durante el sucot, celebrado alrededor de septiembre y octubre, se recordaban las dificultades atravesadas por el pueblo judío en su travesía por el desierto. Una vez más se solía visitar el templo con obsequios y donaciones.

Lo que queda del Templo de Jerusalén, el Muro de las Lamentaciones, sigue siendo un punto de visita obligado para los judíos. Y además, tiene gran relevancia y valor para el resto de religiones.

 

Jerusalén Muro de las Lamentaciones judaísmo

 

El conocimiento de las religiones del mundo nos ayuda a entender y aceptar las diferencias y a encontrar similitudes. Si tienes curiosidad o interés por saber más sobre el judaísmo, Jerusalén es una ciudad que no te puedes perder.

Artículos relacionados